Normativa Aplicación de Purines en suelo agrícola: 8 preguntas y respuestas

Dic 15, 2020Agrícola

Última actualización: 29 de diciembre de 2020

La normativa sobre aplicación de purines en el suelo agrícola, desarrollada dentro del Real Decreto 980/2017 de 10 de noviembre de 2017, ha puesto el foco de atención en un enfoque más sostenible de las actividades agrícolas. De esta manera, la ley española se adapta al ordenamiento jurídico de la Unión Europea.

Aunque la norma entró en vigor a principios del 2018, se han sucedido una serie de prórrogas durante el 2019 y 2020 para permitir a los agricultores y ganaderos adaptarse a lo que dice la ley sin perjuicio a sus bolsillos.

¿Qué dice el Real Decreto sobre la aplicación de purines?

El Real Decreto 980/2017, que modifica los cuatro Reales Decretos anteriores de 2014 referidos a la trasposición de la norma Europea sobre la Política Agraria Común (PAC) al marco jurídico español, recoge en su artículo 4 la regulación sobre la aplicación de purines. En este sentido, el RD apunta que:

Los beneficiarios de pagos directos, determinadas primas anuales de desarrollo rural, o pagos en virtud de determinados programas de apoyo al sector vitivinícola, no podrán realizar la aplicación de purines con los antiguos sistemas de abanico, de plato o de cañón si quieren seguir recibiendo las ayudas.

¿Qué métodos de aplicación de purines prohíbe el Real Decreto? ¿Cuáles son los que aprueba?

Según se extrae del texto incluido en el artículo 4 del Real Decreto de purines:

  • Sistemas prohibidos El Real Decreto pone el veto definitivo a los tradicionales métodos que dispersaban el purín de forma aérea, y exige la adecuación de los métodos de fertilización para adaptarse a la ley. Se prohíbe explícitamente el empleo de los sistemas de abanico, plato o cañón.
  • Sistemas permitidos. El tipo de aplicación de purines que cumple con la ley debe permitir inyectarlos en el suelo a través de tubos o mangueras.

¿BUSCA UN APLICADOR DE PURINES ADAPTADO A LA NORMA?

Consulte nuestro catálogo y las opciones de personalización que tenemos

¿Cuál es el objetivo de la nueva ley sobre aplicación de purines en el campo?

La medida introducida en el RD, que adapta la norma Europea, tiene como finalidad reducir las emisiones de gases de efecto invernadero que provienen de la agricultura. La norma hace especial hincapié en aquellas emisiones que son fruto de la volatilización de los purines en el campo, principalmente del amoníaco (NH3). De esta forma, Europa sigue avanzando hacia una agricultura más sostenible.

¿Qué alternativas hay para la aplicación de purines que cumplan con la nueva normativa?

El no poder emplear los tradicionales sistemas de aplicación de purín con abanico, plato o cañón, ha obligado a la gran mayoría de agricultores y ganaderos de España a replantearse qué hacer con los equipos que tienen actualmente. Al respecto, existen principalmente 2 opciones:

  • Adquirir una nueva cisterna que incluya el sistema de aplicación. Esta opción, aunque es la más cara, también es la más duradera en el largo plazo, ya que implica la modernización de los equipos y un trabajo más eficiente y productivo a largo plazo. En los casos de relevo generacional en explotaciones agrícolas y cuando se garantice la viabilidad futura de la explotación, es la mejor opción.
  • Adquirir sólo el sistema de aplicación y adaptarlo a la cisterna que tengamos. Esta opción es la más conservadora, ya que implica un menor coste. Los fabricantes de cisternas y de aplicadores, disponen de una amplia variedad de soluciones. El montaje y adaptación del nuevo sistema a la cisterna también lo realiza el fabricante, para mayor comodidad del agricultor.

¿Cuando entró en vigor el Real Decreto sobre aplicación de purines en España?

La medida introducida en el RD, que adapta la norma Europea, tiene como finalidad reducir las emisiones de gases de efecto invernadero que provienen de la agricultura. La norma hace especial hincapié en aquellas emisiones que son fruto de la volatilización de los purines en el campo, principalmente del amoníaco (NH3). De esta forma, Europa sigue avanzando hacia una agricultura más sostenible.

¿Ha habido un período transitorio de adaptación a la nueva norma de aplicación de purines?

Aunque la norma está en vigor a nivel nacional desde el 1 de enero de 2018, en el mismo decreto se permitía la posibilidad de que cada Comunidad Autónoma estableciera un período transitorio de adaptación de hasta 2 años, teniendo en cuenta la realidad de los cultivos y explotaciones de su zona. Durante este período transitorio, se permitía la excepcionalidad de seguir abonando los campos con sistemas de aplicación en abanico, plato o cañón.

De esta manera, los agricultores y ganaderos han tenido más tiempo de reacción para adaptar sus sistemas sin detrimento para sus bolsillos. Sin embargo, más que ayudar, la excepcionalidad aprobada por las Comunidades Autónomas ha provocado que muchos agricultores y ganaderos fueran demorando la decisión de cómo adaptar sus cisternas a la nueva normativa sobre aplicación de purines. Las excepciones a la norma, que ha dictado cada comunidad autónoma, previsiblemente dejarán de estar vigentes en el 2021.

¿Qué ayudas ha dado el gobierno español para adaptarse al “decreto de purines”?

A lo largo de los 2 años de transición, el gobierno ha dado numerosas ayudas al sector, para permitir que los agricultores y ganaderos pudieran adaptarse sin tener que hacer una inversión en nuevos equipos que estuviera fuera de su alcance. Las ayudas más destacadas han sido el Plan Renove 2018, Plan Renove 2019 y Plan Renove 2020. Estos planes ofrecían condiciones muy ventajosas para adquirir los nuevos equipos.

¿Cuáles son las sanciones por no cumplir con la norma sobre purines?

Las sanciones que prevé el reglamento, por posibles incumplimientos, están recogidas en el Reglamento 1306/2014. Concretamente, el tipo de sanciones consiste en:

La reducción o exclusión de una parte o de la totalidad de ayudas que haya recibido el agricultor o que tenga pendientes de recibir. La sanción se aplicaría sobre las ayudas concedidas o que pudieran estar en curso en el año natural en que se detectara el incumplimiento.

El tipo de ayudas sobre las que se aplicaría la sanción, son los pagos directos, algunos pagos de Desarrollo Rural y determinados programas de apoyo al sector vitivinícola.

Para hacer el cálculo de la cuantía a deducir de la ayuda recibida o pendiente de recibir, se tendrán en cuenta diversos factores, como son la gravedad, el alcance, la persistencia y la reiteración no solo en el incumplimiento de esta norma, sino también de otro tipo de posibles incumplimientos relacionados con el bienestar animal, etc.

¿NECESITA UN ESPARCIDOR DE PURINES?

Diseñamos cada equipo a la medida de las necesidades del cliente

× ¿Podemos ayudarle?